Tipos de aceite para coches

¿Cómo elige tu mecánico el adecuado para tu vehículo?

La elección de un buen tipo de aceite para nuestro coche es tan importante como el carburante. Descubre cómo tu mecánico selecciona el aceite adecuado para tu vehículo.

Todos los conductores sabemos de la importancia del uso de productos adecuados para el motor y mantenimiento de nuestro vehículo, pero a la hora de llegar al apartado de cambiar el aceite, conocer la oferta, los tipos, las marcas... es tanta la variedad que puede resultar abrumador. Por ello, para conocer el excelente trabajo que los mecánicos de talleres realizan cuidando nuestro vehículo conviene tener un acercamiento aproximado a esta tarea concreta. ¿Qué debo saber a la hora de que se elija un buen aceite para el motor de mi coche?

ACEITES MINERALES VS. ACEITES SINTÉTICOS

Una de las primeras características que llama la atención a la hora de elegir el tipo de aceite para nuestro coche es su clasificación en sintéticos y naturales. Respecto a cuál es el mejor para nuestro vehículo, el primer factor a tener en cuenta es la recomendación del fabricante.
No obstante, por norma general fabricantes y talleres mecánicos profesionales del sector suelen señalar los sintéticos como los más adecuados, sobre todo en el caso de vehículos nuevos.
En este caso concreto no nos debemos dejar llevar por la máxima de que todo lo natural resulta más adecuado y menos agresivo, ya que precisamente hablando de los aceites para coches, son en los sintéticos donde más se depura y cuida que los aditivos y detergentes mejoren el rendimiento del motor.
 

CÓMO INTERPRETAR LA VISCOSIDAD NECESARIA.

La viscosidad es el factor que determina la espesura del aceite y por tanto cómo y con qué fluidez va a recorrer el motor. Es tan importante como el tipo, debido a que un aceite muy fluido puede “colarse” en recovecos que presente el motor por su antigüedad y por tanto producir fugas que provoquen su combustión y el temido “humo azul” del tubo de escape.
Por el contrario, un aceite demasiado viscoso tardará más en llegar a cada parte del motor y por tanto no se estará lubricando correctamente desde el arranque.

¿Y cómo conoce nuestro mecánico profesional cuál es la viscosidad de cada aceite para motor? En cada envase de aceite para el motor del coche podemos apreciar un código que variará su indicación según se trate de un aceite monogrado (diseñados para trabajar a una temperatura específica) o aceite multigrado (diseñados para trabajar en un intervalo de temperaturas, es decir, aptos para cambiar de climatología o en regiones donde las temperaturas varían notablemente).

Los monogrados vendrán indicados mediante las siglas SAE (Sociedad de Ingenieros Automotrices) y el número de grados. Ejemplo: SAE 10, SAE 30, SAE 40.

Los multigrados son los más frecuentes debido a su versatilidad, y trabajan con su propia escala por intervalos.

ESCALA DE VISCOSIDAD DEL ACEITE PARA COCHES MULTIGRADO

Se trata de una codificación de 4 o 5 dígitos conformado por dos números divididos por la letra W (**W**). Esta W es la abreviación de “Winter”, indicación de que son aptos para bajas temperaturas.

Estos números indican el intervalo mínimo de viscosidad del aceite elegido, ¿y qué lo determina? Según el grado de frío o calor de la zona en la que te encuentres: a mayor temperatura, mayor la viscosidad necesaria puesto que el calor vuelve al aceite menos denso, al igual que a menor temperatura, menor la viscosidad necesaria puesto que el frío vuelve al aceite más denso.

Así, el primer dígito de este código (el que se sitúa delante de la W) indica en grados el mínimo que soporta, y después de la W, el máximo. Según la región en la que nos encontremos y su temperatura media, tendremos que comprar un aceite que se encuentre dentro de estos parámetros.

Por tanto, si en grados nuestra región marca una media de un intervalo entre 10W40, nuestro mecánico de confianza hará uso de cualquier aceite que contenga esta codificación o una de mayor intervalo. Es decir, que la primera cifra sea más pequeña y la segunda cifra más grande.


EJEMPLO PRÁCTICO DE CÓMO ELIGE MI MECÁNICO UN BUEN ACEITE PARA MI COCHE.

Si mi vehículo es un modelo nuevo al que voy a darle uso en una región cálida, a priori el fabricante indicará mediante el manual del coche un aceite aproximadamente de 10W40 como óptimo, ya que es el apropiado para que sus componentes activos no permitan una pérdida de viscosidad debido a la licuación, y no necesita otros aditivos para evitar la densificación del aceite a bajas temperaturas.

Esto quiere decir que nos serviría también un aceite que marque 5W40, 10W50 o incluso 5W50, es decir, todo aquel que aumente el intervalo marcado (disminuya la primera cifra y aumente la segunda cifra) pero nunca uno que se encuentre en un intervalo menor (aumente la primera cifra por encima de 10 y disminuya la segunda por debajo de 40).

Toda esta información resulta perfecta para algo vital, que no es otra cosa que entender el funcionamiento de nuestro coche y las razones por las cuales un producto específico es necesario, pero en cualquier caso es muy importante que ante cualquier duda o si acostumbras a realizar trayectos en los que haya un considerable cambio de temperatura, te pongas en contacto con tu taller mecánico de confianza. ¿No sabes dónde encontrarlo? ¡Usa nuestro buscador de taller de automóviles!

Fuente: SPGTalleres